Los integrantes de la organización ambientalista Isla Verde no se manifiestan en contra de la existencia de un aeropuerto comercial, sino que argumentan que sólo se está eligiendo el lugar equivocado. Sostienen que la propuesta de hacerlo en El Palomar es incompatible con el valioso espacio verde que allí se conserva, y el aeropuerto tampoco se ajusta a las normas de seguridad exigidas.
La intención del colectivo ambiental apunta a salvaguardar la Reserva Natural. Proponen que sea declarada oficialmente área protegida, donde pueda existir un centro de interpretación con un objetivo social y cultural social. También podría convertirse en un importante circuito turístico capaz de generar crear puestos de trabajo, pero las obras proyectadas para la ampliación del aeropuerto amenazan la conserva-ión de este valioso patrimonio, y las topadoras ya están avanzando sobre el pastizal sin que nadie se haga responsable.
La organización basa sus propuestas en la necesidad de proteger este hermoso espacio natural de 200 hectáreas que alberga importantes especies de flora y fauna nativa, en un ambiente original de pastizal pampeano, bosque de talar de barranca y humedales, los cuales generan una
importante cantidad de oxígeno para toda la región aledaña, regulan la temperatura, refrescan el aire y evitan inundaciones.

 

Imágen satelital de la zona

Su importancia se vuelve más apremiante en un contexto donde los terrenos que se proponen como reserva representan un 20% de la superficie verde de todo el partido, cuando ya Morón cuenta con una cantidad escasa de espacios verdes por habitante.

Isla Verde pretende convocar a la participación de los vecinos, realizar estudios serios del impacto ambiental y de salud que podría ocasionar la construcción del aeropuerto, y llamar la atención de los funcionarios con el objetivo de plantear la urgente necesidad de resguardar la biodiversidad y la belleza existente en uno de los últimos pulmones del Oeste del Gran Buenos Aires.

www.organizacionislaverde.org