Día de los Veteranos de Guerra y los caídos en la guerra de Malvinas

Nuestra vecina la Doctora Yanina Mohr gentilmente acepto hacer nuestra portada representando simbólicamente a la Argentina que llora melancólica con una mirada triste hacia ese pasado lamentable que nos llevó jóvenes almas arrancándoles la vida, a los suicidios posteriores y a los ex combatientes que al día de hoy siguen sufriendo. No debemos olvidar esa guerra ni los sucesos del pasado.

Yanina: “Mi vida... viví en Ciudad Jardín hasta los 25 años, fui jardín primaria y secundaria al Gartenstadt Schule, me casé con otro “jardinense” Javier Itovich, Tenemos 3 hermosos hijos Belen, Mía y Yago.
Mientras estudiaba medicina trabajé de modelo, mucho! Una hermosa etapa pero ya concluida. Actualmente además de la dermatología clínica y estética que me apasiona, tengo como hobbie las carreras de aventura. Con un grupo de amigas hacemos maratones de montaña

Me encanta jugar al tenis y soy fanática de los viajes.
Si bien vivo lejos, una parte de mi familia y parte de mi trabajo sigue estando en el Barrio, así que siento que sigue siendo el lugar que me identifica. Me da un poco de pena verlo crecer tanto y urbanizarse pero es lo debe pasar... el mudarnos a un barrio cerrado tuvo que ver con la idea de recrear de alguna manera la infancia libre y feliz que tuvimos tanto Javier y yo en Ciudad Jardín.”

Pensar Malvinas significa pensar a los pozos gélidos y húmedos, y a soldados adolescentes e ineados, y a los posteriores suicidios de ex combatientes.

 

 

Los hechos históricos se suceden, se entrelazan, o son causa o consecuencia de otro momento de la historia. No se puede separar la dictadura de la guerra de Malvinas, dado que este conflicto forma parte del proceso cívico militar en la Argentina. Entonces, pensar Malvinas nos conduce a considerar la amplitud de las consecuencias de la dictadura, a recordar y reclamar justicia por la vulneración de derechos sufrida por nuestros muchachos argentinos.
Describir cómo se llega a Malvinas en 1982, nos frenta con la gravísima situación social, política y económica que existía en ese momento. Además, con un costo social posterior, consecuencia de ese tiempo nefasto para la historia argentina. Malvinas, entonces, fue un suceso lamentable que hizo más visible las graves violaciones a los derechos humanos en el proceso dictatorial.
La guerra fue decidida y llevada adelante por un gobierno de facto, pero también fue apoyada por un grupo mayoritario de la sociedad civil:

Discutir Malvinas hoy nos debiera permitir, conectarnos de un modo más profundo y analítico para tevisar nuestras nociones de pertenencia, identidad y comunidad. Reconocer la deuda que tenemos como sociedad civil con quienes fueron los soldados conscriptos y sus familias, tanto los sobrevivientes como los muertos durante la guerra de 1982.
Las Malvinas condensan un imaginario social que es necesario abrir, desnaturalizar y preguntar. Es preciso interrogar e interrogarnos.
En el Día del Veterano y de los Caídos en Malvinas, debemos contribuir a mantener viva la Memoria. Recordar, sí, por los jóvenes soldados que murieron, por sus familias, por sus compañeros; y para construir, entre todos, un país en el que nunca más se vulneren derechos fundamentales como la vida.

 

 
     

La soctora Yanina Mohor en plenaprosucción del personaje en el estudio de Carla López

VER VIDEO DEL BACK